fbpx

En momentos en los que se profundiza la emergencia social ante la vigencia de la emergencia sanitaria, encontrar los mecanismos para llegar garantizando ingresos a aquellos que más sufren frente a las restricciones al funcionamiento económico resulta esencial. Es evidente la potencia que ha revelado la AUH junto al sistema general de Asignaciones familiares para llegar al mundo de la informalidad y para contar con una red que asista con ingresos al conjunto de los pibes menores de 18 años. En este sentido, proponemos un conjunto de rectificaciones a la situación del sistema a efectos de profundizar y alcanzar una efectiva universalidad del mismo. Cuestión esencial frente a la pandemia del Covid-19.

A finales del 2019 4.314.812 pibes menores de 18 años estaban fuera del Sistema Único de Asignaciones Familiares (relación de dependencia y monotributistas) pero tampoco percibían AUH.

Esta cifra de pibes sin cobertura y por fuera de los dos sistemas puede desglosarse de acuerdo a la información disponible del siguiente modo:

  • 1.975.730 pibes están cubiertos por regímenes provinciales. El problema aquí radica en percibir e incluso observar la inequidad que esta situación plantea. Cada Provincia fija montos diferentes y por lo general menores a la Asignación Universal Por Hijo. Los hijos de trabajadores estatales de provincias como Misiones, Chaco, Corrientes o Santiago del Estero reciben sumas muy inferiores cuestión que conspira contra la equidad del sistema y limita su universalidad. Sería necesario aquí un Acuerdo entre la Nación y las Provincias para garantizar que todo pibe (no importa donde viva) perciba como mínimo el valor de la AUH que hoy se ubica en $3.100.
  • 1.287.434 pibes tienen que ver con familias que superan el límite máximo de ingresos que se establece en el SUAF. En este caso no deberíamos de preocuparnos ya que se trata de familias con ingresos superiores, que por tanto no perciben la asignación familiar correspondiente, pero que en la práctica les llega de manera indirecta ya que descuentan el valor correspondiente a los hijos del pago del Impuesto a las Ganancias.
  • 511.509 pibes son los que perdieron la posibilidad de cobrar la AUH por no cumplir con las condicionalidades. Falta de presentación de los certificados de escolaridad y vacunación. Independientemente de las consideraciones que puedan hacerse respecto a la necesidad o no de estas condicionalidades, si las mismas deben impulsar una actitud proactiva del Estado para llegar con Salud y Educación a aquellos pibes que no la tienen, o si son un filtro que agrega un castigo más al pibe retaceándole la asignación. Lo cierto es que no pareciera lógico mantener esta pérdida de derechos en el contexto de la pandemia del COVID 19. Obsérvese que aquí hay más de 500.000 pibes a los que el ANSES ya tiene registrados y a los que podría llegarles ya mismo la AUH. Se trata simplemente de eliminar la condicionalidad.
  • 390.201 hijos de autónomos. Esto es el resultado de la explícita exclusión de los autónomos registrados al SUAF ya que por sus características suelen ingresar en el pago del impuesto a las ganancias. Sin embargo hay consideraciones que realizar en este aspecto. La ley del impuesto a las ganancias contempla un mínimo no imponible para los trabajadores inscriptos en el régimen de autónomos inferior al resto, más precisamente equivalente a la mitad del existente para empleados en relación de dependencia. Si realizáramos un trato equitativo de manera tal que los hijos de los trabajadores autónomos ingresen al SUAF bajo las  condiciones que el mismo estipula, sería posible lograr que el límite máximo de ingresos para el cobro de las asignaciones familiares funcione como mínimo no imponible para el pago de ganancias de este segmento de trabajadores. Esta reformulación permitiría incorporar a muchos de estos 390.000 pibes al sistema.
  • 81.238 pibes no perciben la AUH porque sus padres son beneficiarios de otros Planes Sociales. Deberíamos preguntarnos qué sentido tiene mantener estas incompatibilidades en este contexto. Con eliminarlas podemos garantizar más ingresos a familias en el campo de la informalidad.
  • 37.032 no alcanzan el límite de ingresos mínimo del SUAF. Una vez más aquí corresponde reflexionar si para el caso de trabajadores que perciben ingresos mínimos en el sistema formal no debe garantizárseles la asignación familiar correspondiente. Esto también podría corregirse ya.
  • 16.056 extranjeros con menos de tres años de residencia. También aquí habría que considerar si esta restricción se justifica en el presente contexto.
  • 15.612 es el sexto hijo o más. Recordemos que en el diseño original de la AUH se planteó que sólo se percibiría la asignación hasta el quinto hijo. Pues bien, el momento actual parecería indicar que esta restricción debería removerse.
En razón de lo expuesto planteamos lo siguiente:

1. Constituir un Fondo Solidario por la Niñez y la Juventud integrado con recursos de la Nación y las provincias que garantice que los pibes hijos de trabajadores de los Estados Provinciales y Municipales perciban como mínimo el valor de la AUH.

2. Suspender de manera inmediata el requisito de presentar las certificaciones de Salud y escolaridad para posibilitar de manera inmediata la inclusión de medio millón de pibes al sistema

3. Eliminar la restricción absoluta que hoy rige para que los hijos de autónomos puedan ser incluidos en el sistema y sujetarla exclusivamente al nivel de ingresos a partir del cual se ingresa en el pago de ganancias en el SUAF.

4. Suspender las incompatibilidades hoy vigentes entre la AUH y la percepción de otros planes sociales.

5. Eliminar la restricción que impide a trabajadores con ingresos mínimos en el sistema formal percibir la asignación familiar

6. Suspender el límite vigente para los hijos de extranjeros.

7. Eliminar la restricción original de la AUH que establece no pagar a partir del quinto hijo.

Las siete medidas aquí expuestas permitirían incorporar a 3.027.378 de pibes y pibas al sistema de Asignaciones Familiares y de Asignación Universal por hijo, expandiendo la llegada a los hogares en situación de informalidad frente a la Pandemia del COVID 19.

Base estadística
Samantha Horwitz
Ignacio López Mieres
Javier Rameri

Equipo de Trabajo
Agustina Haimovich
Claudio Lozano
Ana Rameri

Coordinación
Ana Rameri

Contacto
Partido Político
Diseño Web & Marketing Digital

Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas © 2021.