fbpx

La privatización, reprivatización y venta de nuestra costanera comienza hace 30 años, en la década del 90, cuando se privatizaron 32 hectáreas entre Costa Salguero y Punta Carrasco.

Punta Carrasco fue concesionada por 20 años en 1988 y en el 2008, Mauricio Macri jefe de Gobierno, con diferentes decretos fue prorrogando la vigencia de esa concesión. En el año 2016 las empresas concesionarias de Punta Carrasco pagaban el valor irrisorio de $5 el metro cuadrado y en el caso de Costa Salguero el canon que pagaban los concesionarios por metro cuadrado era de $1,5.

Si bien la Constitución de la Ciudad establece que las costas deben ser de libre acceso y circulación, el goce de este derecho es utópico para el conjunto de nuestra ciudadanía. Cuando creíamos que podíamos poner fin a tantas décadas de privatización de nuestra costanera, en abril del 2018, se aprueba la ley 5961 – de creación de Distrito Joven + que autoriza una vez más a reprivatizar la costanera por 10 años, a rellenar el Río de la Plata, y crea 5 sectores, entre ellos Costa Salguero.

El devenir de las sucesivas reprivatizaciones parecía no tener fin, hasta que el 5 de diciembre de 2019, se aprueba la ley 6289 que autoriza la venta definitiva de 17 hectáreas de Costa Salguero. La venta de la costanera fue condicionada a un Concurso de ideas y a la aprobación de una nueva normativa urbanística. Este jueves 8 de octubre la legislatura aprobó, en lo que se denomina primera lectura, un proyecto de 12 edificios de entre 18 y 29 metros de altura, destinados al 5% de los sectores de la población de mayores ingresos.

La Ciudad de Buenos Aires enfrenta dos amenazas de origen natural: las inundaciones y las olas de calor. Por lo tanto, es un contrasentido en el marco de la agenda climática, privatizar el borde costero, que debería estar destinado a un espacio verde público. La venta del predio de Costa Salguero no sólo es la pérdida definitiva de una parte de la Costanera que tendría que ser patrimonio del conjunto de la ciudadanía para su disfrute irrestricto, sino que también es el inicio de la densificación poblacional y constructiva de todo el eje costanero.

El Gobierno de la Ciudad ha comenzado la proyección del Colector Cloacal Norte para abastecer de servicios sanitarios a los futuros emprendimientos inmobiliarios que se construirán sobre las tierras públicas vendidas. Mientras tanto, las porteñas y porteños que habitan las villas de la ciudad continúan sin acceder formalmente al agua potable, al saneamiento cloacal, a los tendidos eléctricos seguros y a la conectiva. La venta de Costa Salguero es la historia de la pérdida de la cultura del río de la ciudad y el negocio con la tierra pública. La Venta de Costa Salguero es el inicio de una nueva fractura social y urbana.

Desde la CTA Capital, el Observatorio del Derecho a la Ciudad, la Cátedra de Ingeniería Comunitaria, el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas y más de 120 organizaciones sociales y urbanas conformamos la Coordinadora, la Ciudad somos quienes la Habitamos, para colectivamente discutir un nuevo paradigma urbano.

Desde la Coordinadora presentaremos un proyecto alternativo a la venta de Costa Salguero y a la privatización de la Costanera Norte, para someterlo a una consulta popular, que incluye recuperar la costanera como parque ecológico de usos múltiples con un centro de producción de agroecología. También convocamos para el 25 de octubre a Costa Salguero para recuperar la costanera, la mirada al río y nuestro patrimonio común.

VER NOTA 

Apoyanos con tu firma
https://change.org/nuestracostanera

Contacto
Partido Político
Diseño Web & Marketing Digital

Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas © 2021.