fbpx

Claudio Lozano, fundador del IPyPP y referente de Unidad Popular sostuvo que:

«En el día de hoy se está discutiendo en el marco del Consejo del Salario, el empleo y la productividad, el nuevo nivel que tendrá que tener el Salario Mínimo Vital y Móvil en la Argentina.

Nos interesa poder ubicar un conjunto de referencias para poder evaluar lo que allí se defina. En primer lugar, desde que funciona este Consejo del Salario nunca se ajustó a lo que la propia norma que lo crea establece. Esa norma establece con precisión que para poder discutir adecuadamente el nivel que el SMVM tiene que tener hay que llevar adelante una encuesta de gasto para evaluar cuál es la canasta de bienes y servicios y qué valor tiene para el caso de un trabajador sin carga de familia. Esta es básicamente la cuestión que hay que desarrollar y que en ningún caso se ha desarrollado hasta el momento.

En razón de esto, el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas hemos hecho una elaboración teniendo en cuenta la información correspondiente a una encuesta de gasto de los hogares realizada para los años 96 y 97, así como también la última, realizada para el período 2004/2005 y en base a esa información podemos arribar al hecho de que para un trabajador sin carga de familia, el valor del salario en bolsillo, es decir el salario neto, tendría que estar en $ 49.865 pesos, lo cual, en términos de salario bruto, es decir, agregando los aportes personales a la seguridad social implicaría un salario de 60.078 pesos.

Esta es una primera referencia a tener, hecha sobre la base de encuestas que tiene ya cierto retraso, pero que nos marca una primera referencia al tiempo que también nos dice que se persiste en un modo de funcionamiento en el cual no se cumple con la norma. La norma que creó el Consejo del Salario, el Empleo y la Productividad estableció que debía llevarse adelante a través de ese organismo, una encuesta que permita fijar cuál es la referencia el valor al cual debe arribarse la decisión sobre el salario mínimo en base a una evidencia objetiva respecto al gasto que en términos necesarios, en materia de bienes y servicios tiene que llevar adelante un trabajador soltero sin carga de familia.

La segunda cuestión que interesa señalar es que a marzo del 2021, el SMVM está un 16.8 % por abajo del nivel que tenía en diciembre del 2019, es decir que durante el período de la actual gestión gubernamental el SMVM perdió un 16.8% de su poder adquisitivo. Y si además tomamos en cuenta lo que viene ocurriendo desde diciembre de 2015, la pérdida del poder adquisitivo desde aquel momento hasta marzo de 2021 llega a 36.4%.

Hechas estas consideraciones podemos decir lo siguiente: para que el SMVM vuelva a los niveles del año 2015, sería necesario un aumento del 57.2%. Esto significaría llevar a valores de abril, el salario mínimo a 33.955 pesos. Con esto no estaríamos produciendo ningún aumento del salario mínimo, sino simplemente recuperando lo perdido desde el 2015 para acá

En segundo lugar, para que el Salario Mínimo retorne a los niveles de 2017, el aumento debería ser del 43.2%. Esto implicaría que en el mes de abril, el Salario Mínimo debería fijarse en $ 30.947 pesos. Para que el Salario Mínimo vuelva a los niveles de diciembre de 2019, es decir, al comienzo de la gestión del actual gobierno, debería incrementarse en un 20.1 %, es decir, debería fijarse en abril, en $ 25.942 pesos.

Otra referencia podría ser que el Gobierno Nacional, fiel a lo que ha sido su planteo en términos públicos tanto en la campaña electoral del propio Presidente Alberto Fernández como en las propias definiciones de los principales ministros, el objetivo es lograr una reactivación de carácter mercadointernista para lo cual es obvio que la recomposición del salario en términos reales ocupa un lugar muy importante. Consecuentemente, el salario mínimo como un indicador de la evolución salarial debería tener una pauta de recuperación. Si se fijara la necesidad de recuperar lo perdido desde el 2015 en aproximadamente cuatro años, en los cuatro años de gestión, es decir, recuperar la pérdida del 36.4 % en los cuatro años de gestión, esto implica que habría que lograr una recuperación en términos reales, del poder adquisitivo del salario mínimo del 9.1% por año. Si uno toma ese criterio, en abril, el salario mínimo debería ubicarse en $ 35.540 pesos. Es decir, si el gobierno se propusiera que al finalizar el año 2021, el salario mínimo hubiera recuperado parte de lo perdido para acercarse a la recuperación de lo perdido desde el 2015, tendría que llegar a diciembre con un salario mínimo de 35.540 pesos, lo que implica un aumento del 64% respecto a los valores que tiene en este momento.

Si tomamos en cuenta el cálculo hecho de una canasta de bienes y servicios para un trabajador sin carga de familia basados en la información disponible en la encuesta de gastos de los hogares y que nos permite decir que un valor razonable para el Salario Mínimo dados los precios de bienes y servicios que debe adquirir se ubica en torno a los $ 60.000 pesos, para llegar a esa canasta, el aumento respecto a los valores actuales, debiera ser del 178%.

Contacto
Partido Político
Diseño Web & Marketing Digital

Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas © 2021.